ONCOLOGOS PREOCUPADOS POR PRECIOS NUEVOS MEDICAMENTOS

Visto: 3760

El flamante Foro Argentino para el Estudio Racional de los Recursos Terapéuticos de Alto Costo (FORUM) hizo su presentación con una convocatoria a los profesionales y los laboratorios para contener el abrumador costo de los medicamentos biológicos. Por ahora los biosimilares no son una solución, aseguraron, y propusieron, entre otras medidas, contratos de “riesgo compartido”.  Advirtieron que por esta senda,  los sistemas de salud, públicos y privados, se encaminan a la quiebra.

El flamante Foro es presidido por Rolando Balbiani,  que además es titular de la Fundación Argentina del Cáncer. Lo acompaña, entre otros, Ernesto Kirchuck, ex director del Hospital Roffo y miembro del Instituto Nacional del Cáncer.
   Rolando Balbiani explicó que los tratamientos oncológicos representan en Argentina "el equivalente al 38 por ciento de los presupuestos  sanitarios",  públicos y privados. O sea, el PAMI, las obras sociales sindicales, el IOMA y las prepagas.
   La expectativa es que los costos de los medicamentos biológicos se reduzcan por la introducción en el mercado de los biosimilares, sistema que adoptó Colombia a fines del año pasado, pese la presión de Estados Unidos.
   Sin embargo, Balbiani señaló que "los biosimilares ingresan al mercado con un precio promedio 20 por ciento más barato que el original, pero deberían costar 70 por ciento menos".
“Los biosimilares también están caros y por ahora tampoco convienen si los costos de los tratamientos no se reducen al menos 50 por ciento”, enfatizó el presidente  de FORUM.
   Balbiani explicó que el Foro Argentino para el Estudio para el Estadio Racional de los Recursos Terapéuticos de Alto Costo (Forum), surgió por la preocupación de  los médicos oncólogos  por el precio de  los medicamentos biológicos y la posibilidad de que provoquen un quiebre en los sistemas de salud.
  "El alto costo es una preocupación que se ha extendido a otras enfermedades y no sólo a la terapia oncológica", afirmó Balbiani, resaltando que "nosotros estamos del lado del paciente por la accesibilidad del medicamento".
  Erneto Kirchuck comparó que un tratamiento oncológico en la década del 80 costaba mil dólares en Estados Unidos, en los noventa ascendió a cinco mil, y actualmente cuesta 40 mil dólares, con valores similares en Argentina.
  "Si vamos a tratar a todos los enfermos de hepatitis C con los nuevos medicamentos, Argentina se funde, pero también se funden Estados Unidos y Europa", aseguró Kirchuck.
   Balbiani y Kirchuk explicaron que el Foro ya ha tomado contacto con los laboratorios que producen medicamentos de alto costo, en su mayoría multinacionales. A fines de abril convocaron a una reunión y “vinieron CEOs enviados por las multinacionales desde Estados Unidos y Europa, para hablar con nosotros”, señalaron.
   "Algunos laboratorios están preocupados por los precios y están dispuestos a buscar alguna solución lógica. A otros no les importa nada", comparó Kirchuck.  Sin embargo, “los laboratorios viven de nosotros”, enfatizó.
  La opción de contratos de “riesgo compartido” como  en Reino Unido es una posibilidad y mencionó que Brasil se encamina por ese camino.
  El ex director del Roffo  explicó que “hay cinco biológicos –cuatro para el cáncer y uno para la artritis- en el mercado argentino y el costo de estos cinco biológicos juntos es igual a todo un sistema de cobertura de obras sociales”.
  Sobre el monoclonal Racotumumab de origen nacional que ingresó al mercado en octubre pasado, Kirchuck explicó que “fue un proyecto compartido entre el INTI, la Universidad Nacional de Quilmes y el laboratorio Elea que aportaba su estructura comercial. No se cumplieron todos los pasos, pero el medicamento ya está en el mercado y ahora el laboratorio debe demostrar su eficacia y convencer a los médicos. Desconozco el precio y si realmente es más barato que el original”,  señaló.
  Balbiani comentó que algunos biológicos han demostrado su eficacia y hay “un monoclonal que garantiza una sobrevida de dos a dos años y medio para los enfermos de cáncer de páncreas. Pero el tratamiento cuesta 250 mil dólares en Argentina”.
  Kirchuck alertó que el problema no son solos los medicamentos biológicos. “Una radioterapia cuesta entre 6 y 7 mil pesos. Una Tridimensional 20 mil pesos, una intensidad modulada 70 mil pesos, una intensidad modulada guiada por imágenes 35 mil y se viene el acelerador de protones que cuesta 120 mil dólares en el extranjero”.
  En Reino Unido los medicamentos financiados por la seguridad pública previamente deben ser autorizados por The National Institute for Health and Care Excellence (NICE) que recientemente rechazó una droga que alargaba apenas 15 días la sobrevida en casos de cáncer de páncreas porque consideró “ilógico” pagar por ese medicamento, explicaron.
  El NICE el año pasado rechazó el oncológico Tarceva de Roche por su elevado precio y cuya efectividad para el cáncer de pulmón había generado controversias. “Pero ese medicamento está en Argentina y los médicos deben recetarlo si un juez lo ordena”, señaló Kirchuck.
 El FORUM se reunió por primera vez a fines de abril y entre sus doscientos asistentes hubo representantes de Novartis, Janssen y Roche, del Ministerio de Salud de la Nación, directivos de obras sociales, del IOMA y de la medicina privada.
 También se proponen entrevistarse con las comisiones de Salud de Diputados y Senadores, para interesarlos en la sanción de  leyes sobre biosimilares y medicamentos de alto costo.
  Balbiani recordó que The Economist advirtió en octubre de 2010 durante un congreso oncológico en Suecia  que el precio de los oncológicos  sería “impagable”.
  Los costos eran impagables por entonces y siguieron creciendo. Para los oncólogo que impulsan FORUM hay dos opciones: “Riesgo compartido y control de precios ", afirmó Balbiani.
  En definitiva, “se necesita una estrategia y le corresponde al Estado decidir esa estrategia en coordinación con las obras sociales y las prepagas”, completó.
 Coincidentemente,  un reciente informe de la consultora especializada IMS Health, precisó que el gasto en medicamentos oncológicos alcanzó los 100 mil millones de dólares durante 2014, a nivel mundial.
   "Este gasto, que representa el 10,8% del gasto total en medicamentos en todo el mundo, fue impulsado por la llegada al mercado de nuevos tratamientos", señaló el informe.
    IMS pronosticó que el gasto aumentará entre los 117.000 millones y 147.000 millones de dólares hasta 2018.
 "Estamos en un período de intensa competencia entre los tratamientos alternativos, que es una dinámica diferente a la que hemos visto en el pasado, cuando el progreso ha sido un poco lento y los fármacos novedosos se encontraban solos en el mercado durante más de tiempo", afirmó  Murray Aitken, director ejecutivo del Instituto IMS para la Salud de Informática, para quien, pese a que se trata de un gran gasto,  “está produciendo grandes resultados y lleva un gran beneficio para los pacientes".
   El informe indica que los Estados Unidos representa el 42,2% del gasto total, seguido por cinco mercados europeos: Alemania, Francia, Gran Bretaña, España e Italia. Concentrado en estos cinco países europeos, el gasto en fármacos oncológicos se elevó a 14,7% del gasto total de medicamentos, por encima del 13,3% en 2010.
 Cuarenta y cinco nuevos medicamentos contra el cáncer se pusieron en marcha entre 2010 y 2014. Sin embargo, el informe de IMS demuestra que en ningún país los pacientes han tenido acceso en 2014 a los 37 fármacos autorizados entre 2009 y 2013.
  El acceso más amplio a estos fármacos se ha producido en los Estados Unidos, Alemania y Gran Bretaña, mientras que menos de la mitad de la nuevos medicamentos estaban disponibles en Corea del Sur, España o Japón, según el informe.