OMS ELIMINA “TRASTORNOS DE IDENTIDAD DE GÉNERO” COMO ENFERMEDAD

Visto: 661

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aprobó un importante cambio en su manual global de diagnósticos durante su reciente Asamblea Mundial, que “beneficiará enormemente a las personas transgénero de todo el mundo”, al anular las pautas de diagnóstico que consideraban los trastornos de género como una enfermedad mental, anunció Human Rights Watch.

Históricamente, muchos sistemas médicos, incluidos los respaldados por la OMS, han categorizado el hecho de ser transgénero como una condición de salud mental.

Pero una comprensión científica más abarcadoras de los géneros y la incansable defensa de los activistas transgénero de todo el mundo fueron cruciales para lograr este nuevo enfoque, resaltó Human Rights Watch.

"La eliminación por la OMS del trastorno de identidad de género de su manual de diagnóstico tendrá un efecto liberador en las personas transgénero de todo el mundo", describió Graeme Reid, directora de derechos de lesbianas, gays, bisexuales y transgénero (LGBT) de Human Rights Watch.

"Los gobiernos deben reformar rápidamente los sistemas médicos nacionales y las leyes que requieren este diagnóstico ahora obsoleto oficialmente", pidió Reid.

Los gobiernos de todo el mundo han utilizado la clasificación anterior como base para políticas discriminatorias y, a veces, otros procedimientos médicos antes de que las personas transgénero puedan ser reconocidas ante la ley.

Los gobiernos a menudo requieren un diagnóstico de "trastorno de género" como condición previa para cambiar los nombres de las personas transgénero y los marcadores de género en los documentos oficiales, poniendo en peligro los derechos básicos como el trabajo, la educación y los viajes.

Los proveedores de salud de todo el mundo utilizan dos conjuntos de pautas para diagnosticar a los pacientes: la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE), publicada por la OMS, y el Manual de Diagnóstico y Estadística (DSM), publicado por la Asociación Americana de Psiquiatría (APA).

Las nuevas directrices de la OMS, la undécima versión revisada de la CIE, conocida como "CIE-11", reencuadran los "trastornos de identidad de género" como "incongruencia de género", y pasan de estar en la lista de "trastornos mentales" a un capítulo sobre salud sexual.

Es un desarrollo importante para los adolescentes y adultos transgénero, que pronto podrán buscar atención médica sin ser vistos como "trastornos mentales", resaltó Reid.

La American Psychiatric Association (APA) modificó en 2012 su manual para eliminar el término "trastorno de identidad de género".

La APA, en cambio, agregó el término "disforia de género" con la definición específica de que se refiere a la angustia emocional por "una incongruencia marcada entre la experiencia / expresión personal y el género asignado”.

Existe un amplio consenso entre los expertos médicos y psicológicos, en consonancia con las opiniones de los defensores de los derechos de las personas transgénero en todo el mundo, de que experimentar el género como diferente al asignado al nacer no es un trastorno o una enfermedad, sino una variación natural de la experiencia humana.

El doctor Jack Drescher, miembro del grupo de trabajo de la CIE-11, escribió que: "existe evidencia sustancial de que el estigma asociado con la intersección del estado transgénero y los trastornos mentales contribuye al estado legal precario [y] a las violaciones de derechos humanos".

Países como Argentina, Malta, Nepal y Noruega han logrado avances en los últimos años para mejorar el reconocimiento legal de las personas transgénero y no requieren diagnósticos.

Sin embargo, muchos gobiernos de todo el mundo continúan considerando a las personas transgénero como "enfermos mentales", y Japón, España y Turquía, entre otros, aún requieren un diagnóstico de salud mental para cambiar legalmente el nombre o el marcador legal de género.

El proceso para el reconocimiento legal de la identidad de género debe estar separado de cualquier intervención médica.

En 2015, la Asociación Mundial Profesional de Salud Transgénera pidió a los gobiernos que "eliminen las barreras innecesarias e instituyan procedimientos administrativos sencillos y accesibles para que las personas transgénero obtengan un reconocimiento legal de género".

Los profesionales de la salud tienen un papel importante en la prestación de atención a las personas transgénero que está libre de discriminación y al más alto nivel posible, afirmó Human Rights Watch.

Las cuestiones de derechos humanos, como el reconocimiento legal, deben estar separadas de los procedimientos médicos. Pero si el proceso de transición personal de una persona requiere asistencia médica, esos servicios deberían estar disponibles y ser accesibles. Reclamó la organización.

"Las personas transgénero luchan contra el estigma y la discriminación que se pueden rastrear en parte a los sistemas médicos que históricamente han diagnosticado expresiones de no conformidad de género como una patología mental", dijo Reid.

"Pero es el estigma, la discriminación y la intimidación, y no algo inherente a la no conformidad de género, lo que puede causar problemas de salud mental en las personas transgénero", completó Human Rights Watch.