DENUNCIA DE LOS BIOQUÍMICOS : "NO HAY INSUMOS O APARECEN A UN PRECIO EXORBITANTE "

Visto: 673

“Las últimas medidas económicas son devastadoras, hacen que todos los insumos y reactivos requeridos para poder realizar nuestro trabajo dupliquen o tripliquen, en algunos casos, sus costos”, aseguró Luis García, presidente de la Confederación Unificada Bioquímica de la República Argentina (CUBRA).

“Hace meses que todos los actores del Sistema de Salud venimos advirtiendo los problemas que se han presentado por la terrible inflación existente, la dificultad de importar insumos con facilidad, los altos costos que se transfieren desde los gastos indirectos, etc; y poco ha hecho el gobierno anterior para solucionar los problemas del sector. Ahora, con estas primeras medidas dictadas por el nuevo gobierno, sobre todo con la devaluación del dólar oficial; se complica más. El dólar se duplicó, no hay insumos o no quieren entregarlos y si nos venden insumos lo hacen a un valor exorbitante o sin poner un precio cierto, sin cotización. La situación es insostenible”, sostuvo el directivo.

"Esto recaerá no solo en los insumos importados, que representan el 80% de nuestro gasto laboral, sino también en los aumentos de tarifas, salarios, servicios, etc, lo que harán que nuestro trabajo sea inviable, en la situación actual de atraso de los pagos que realizan las obras sociales y prepagas”, agregó.

Los bioquímicos comenzaron a cobrar un “copago” o “bono”, a los afiliados a las prepagas en algunas provincias, como una forma de generar recursos que les permitan afrontar los gastos que las prestaciones implican y que las empresas no reconocen como debieran, pero no es suficiente y estas medidas empeoran el cuadro.

García aseguró que ante este contexto extremo y dificultoso, y ante la indiferencia de quienes tienen a cargo el financiamiento de la salud, “los bioquímicos estamos a un paso de no lograr mantener el normal funcionamiento de nuestros servicios e incluso llegar a cerrar nuestros laboratorios”.

Finalmente, García consideró que “es indispensable una atención especial a un sector de la salud que atiende a un 70 por ciento de la población a través de la red privada de laboratorios clínicos”.