PATENTES: HISTÓRICO GIRO EN LA POSICIÓN DE ESTADOS UNIDOS HACIA LA ARGENTINA

Visto: 884

El informe habitual sobre Aplicación y protección de la propiedad intelectual, publicado por el United States Trade Representative (USTR), conocido como "Informe de la Sección 301", trajo consigo un giro histórico en la postura de Estados Unidos sobre el régimen de patentes farmacéuticas en Argentina, a diferencia de los últimos doce años.

El reporte es una evaluación anual de las normas y prácticas de propiedad intelectual en distintos países, con especial énfasis en aquellos que, desde el punto de vista estadounidense, no ofrecen un amparo adecuado a la propiedad intelectual. Aunque Argentina está incluida en la "Priority Watch List", objetando ferias como la salada y otros rubros, la administración norteamericana ya no objetó la política tanto regulatoria como legislativa en materia de patentes farmacéuticas.

CILFA, la Cámara que agrupa a los laboratorios medicinales de capital nacional, explicó que el Informe de la Sección 301 ya no contiene críticas al sistema argentino de patentes farmacéuticas relativas a la existencia de limitaciones indebidas a la patentabilidad de productos farmacéuticos y biotecnológicos en Argentina, ni cuestionamientos a las pautas de patentabilidad vigentes desde el año 2012.

Las pautas de patentabilidad argentinas están diseñadas para evitar que se obtengan patentes para desarrollos menores de evergreening (una práctica reconocida internacionalmente donde hay abusos en las patentes) en el sector farmacéutico y biotecnológico, evitando la extensión indebida de los monopolios y favoreciendo la competencia, mientras que aseguran el reconocimiento de la propiedad intelectual para las verdaderas invenciones.

De acuerdo a lo que indicaron desde CILFA, este cambio de visión se logró gracias al diálogo constructivo entre la Embajada Argentina en Estados Unidos, la Cancillería y los representantes de la industria farmacéutica nacional. Desde la entidad indican que se demostró que las políticas de patentes en Argentina buscan promover la innovación y el desarrollo, al tiempo que garantizan y fomentan la competencia.

Por último, CILFA sostiene que este nuevo enfoque sienta las bases para una mayor cooperación en el comercio bilateral entre Argentina y Estados Unidos en medicamentos, materias primas e insumos farmacéuticos. Además, abre la posibilidad de una integración de la cadena de valor farmacéutica argentina con la estadounidense, en beneficio de los pacientes de ambos países.

Sin dudas se trata de una buena noticia para la industria nacional que contribuye a producir medicamentos más accesibles y otorga mayores horizontes a un sector que genera fuentes de trabajo, brindando un importante valor agregado de conocimiento argentino.