LAS NUEVAS PROFESIONES MÁS REQUERIDAS EN LA INDUSTRIA FARMACÉUTICA

Visto: 382

Todos sabemos que la inteligencia artificial llegó para quedarse. Oficios y profesiones que desaparecerán porque quedarán obsoletas. Otras en cambio serán requeridas y el sector farmacéutico está incluido en esta regla.

Ingenieros Biomédicos, Bioinformáticos, Expertos en Regulación y Ética en IA, Desarrolladores de Software en Salud, Especialistas en Inteligencia Artificial y Aprendizaje Automático son algunos de los nuevos oficios que requerirán los productores de especialidades medicinales así como otros eslabones de la cadena farmacéutica.

No se trata solo de un enunciado ya que en algunos países avanzados los nuevos perfiles son cada vez más requeridos. Así lo consigna el medio español Interempresas que refleja un estudio de la consultora Catenon: Según Isabel Echevarría, directiva de ese organismo privado “solo la provincia de Barcelona tal y como reconoce Farmaindustria alberga el 46% de las plantas de toda España, empleando a casi 16.000 trabajadores en el sector y fabricando el 60% de los productos farmacéuticos. Un ecosistema realmente importante con universidades, centros de investigación, hospitales, empresas nacionales e internacionales, fondos y startups que constituye el principal hub y cluster farmacéutico de la industria”.

Nuevos perfiles profesionales

En Pharmabaires habíamos destacado los desafíos de la IA en el sector: (VerINTELIGENCIA ARTIFICIAL E INDUSTRIA FARMACÉUTICA: LOS NUEVOS DESAFÍOS”)

Sin embargo la cobertura del escenario catalán, avanzado en la producción de medicamentos, no hace más que reflejar la búsqueda internacional de perfiles con alto conocimiento. Y según Interempresas entre los profesionales demandados se encuentran:

Científicos de Datos en Salud: Su papel es analizar grandes conjuntos de datos para identificar patrones, tendencias y relaciones que pueden ser útiles en el descubrimiento de medicamentos, la personalización de tratamientos y la mejora de los resultados clínicos. Entre sus habilidades destacan los conocimientos en ciencia de datos, estadística, aprendizaje automático y programación.

Ingenieros Biomédicos: Desarrollan y mantienen sistemas tecnológicos para el monitoreo de pacientes, la gestión de datos de ensayos clínicos y la implementación de tecnologías de atención médica basadas en la IA. Este perfil requiere conocimientos en ingeniería biomédica, informática y programación.

Bioinformáticos: Aplican herramientas computacionales para analizar datos biológicos y genómicos, contribuyendo al descubrimiento de biomarcadores y al desarrollo de terapias personalizadas. Se requiere experiencia en bioinformática, genómica y análisis de datos biológicos.

Expertos en Regulación y Ética en IA: Aseguran que las aplicaciones de IA cumplan con las regulaciones y estándares éticos en el desarrollo de medicamentos y la prestación de servicios de salud. Deben tener conocimientos en regulaciones farmacéuticas, ética y cumplimiento normativo.

Desarrolladores de Software en Salud: Su tarea es crear aplicaciones y plataformas para la gestión de datos clínicos, telemedicina, y otras soluciones basadas en tecnologías de la información. Deben ser especialistas en el desarrollo de software, conocimientos en seguridad de la información y diseño de interfaces de usuario.

Especialistas en Inteligencia Artificial y Aprendizaje Automático: Aplican algoritmos de aprendizaje automático para analizar datos médicos, mejorar la eficiencia de los procesos y desarrollar modelos predictivos. Se requiere conocimientos y experiencia en inteligencia artificial, aprendizaje automático, y programación.

La revolución de la inteligencia artificial no se limita obviamente al terreno laboral:  la investigación y el desarrollo de nuevos fármacos, las mejoras en los diagnósticos, la personalización de los tratamientos y la optimización de los ensayos clínicos son  solo algunas de las variables que ya juegan un papel central no solo en el mejoramiento de la salud de los pacientes sino en la cotización de las acciones de las grandes farmacéuticas.