LA CONSULTA TEMPRANA PREVIENE EL CÁNCER DE COLON

Visto: 228

El 31 de marzo se conmemoró el Día Mundial del Cáncer de Colon. De acuerdo a información del Ministerio de Salud de la Nación, más de 7000 personas fallecen cada año en nuestro país por este tipo de cáncer.

El Dr. Carlos Alberto Silva, coordinador médico de la Liga Argentina de Lucha contra el Cáncer (LALCEC), explicó que “el cáncer colorrectal es uno de los pocos tumores que, detectados en forma temprana, tiene un muy alto nivel de curación, cercano al 90 por ciento. Lamentablemente, muchas personas llegan a la consulta con un diagnóstico ya avanzado, sin haberse realizado nunca una colonoscopía o un examen de sangre oculta en materia fecal; dos estudios ambulatorios de rutina, recomendables a partir de los 50 años de edad o antes para los casos en que haya antecedentes familiares”.

Con el fin de crear conciencia sobre la importancia de la prevención del cáncer colorrectal, hoy jueves 4 de abril se pudo visitar y recorrer un colon inflable ubicado en Plaza Houssay (Av. Córdoba 2100).

Esta iniciativa de LALCEC, con la colaboración de Merck, contó con la presencia de representantes de estas entidades para acompañar durante la visita a los interesados y entregarles material informativo sobre la importancia de prevenir esta enfermedad.

Es el segundo año consecutivo en que LALCEC y Merck llevan adelante esta acción de prevención, colocando un colon inflable de 7 metros de largo, donde quiénes se acercaron pudieron ingresar y recorrer esta reproducción del órgano, en tamaño gigante, que incluye pólipos, que son pequeños bultos en el revestimiento interno, que pueden avanzar hasta convertirse en cáncer.

“Este día tan especial nos impulsó a llevar adelante una propuesta de concientización y prevención de esta enfermedad tan prevalente, pero evitable”, afirmó Cristina Espil, presidenta de LALCEC.

“Entre los factores de riesgo para desarrollar cáncer colorrectal se encuentran ser mayor de 50 años, tener antecedentes familiares de este tipo de tumores, llevar una mala alimentación excedida en grasas y pobre en frutas y verduras, no hacer actividad física, tener sobrepeso u obesidad y fumar. También aumenta el riesgo en aquellas personas que tienen alguna enfermedad inflamatoria intestinal. Esperamos que la visita al colon gigante contribuya a que la gente tenga una verdadera dimensión de la problemática y actúe con una actitud preventiva”, finalizó Silva.